$oObj->title

Luz pulsada facial

Utilizando una fuente lumínica de alta intensidad se logra combatir las irregularidades cutáneas:

Mejora la apariencia de la piel (dándole brillo y vitalidad)

Disminuye el tamaño de los poros,

Mejora la microcirculación (especialmente recomendado en pacientes con rosácea a bajas intensidades)

Elimina manchas

Elimina arrugas finas, estimulando la producción de colágeno y elástina para lograr una piel más tersa.

La cantidad de sesiones varia mucho según las características del paciente y su inesteticismo (lo cual se define en una entrevista personal médica). La sesión dura 30 minutos. La piel del paciente es cubierta con un gel frío, sobre el cual se apoya el cabezal que dispara la onda lumínica repetidas veces cubriendo la totalidad de la superficie a tratar.

Luego se aplica una mascara descongestiva y el paciente puede continuar con su rutina diaria normalmente.

Debe abstenerse de la exposición solar durante el tratamiento.